¡Descubre el proyecto de renovación del Chrysler Building!

El edificio Chrysler es uno de los primeros rascacielos de Nueva York. Su estructura de acero es muy llamativa, pero hay que acercarse a ella para apreciar todos los detalles. Hay proyectos en marcha para modernizarlo y atraer a nuevos inquilinos. La renovación comenzará con la azotea abandonada desde hace tiempo.

Historia del edificio Chrysler

En 1926, el excéntrico William H. Reynolds compró todos los edificios de la avenida Lexington entre las calles 42 y 43 y luego encargó al arquitecto William Van Alen un proyecto tan colosal y caro que nunca vio la luz del día. A finales de 1928, vendió su tierra al nuevo magnate del automóvil, Walter P. Chrysler. Con la idea de construir un edificio aún más alto que el de Woolworth, decidió seguir trabajando con Van Alen.
La apuesta fue ganada pocos días antes de la terrible crisis económica de 1929, el 23 de octubre, la cúpula de acero art-deco y su aguja alcanzaron una altura de 319 metros. El Edificio Chrysler se convirtió entonces en el edificio más alto… …hasta la construcción de su famoso vecino, el Empire State Building.
Declarado Monumento Nacional en 1976, es uno de los edificios más emblemáticos de Nueva York.

¿Cómo es el Chrysler Building?

Oficialmente, abrió sus puertas el 27 de mayo de 1930 en una ceremonia presidida por Walter P. Chrysler. La mayoría de las oficinas fueron alquiladas, incluyendo Texaco que era su principal inquilino.

Se inauguró un edificio que consistía en una base sólida de 30 pisos, seguida de un cuerpo central de unos 30 pisos más alto y una corona de acero de estilo art-deco.

Una de las particularidades del edificio son sus 4 figuras aladas de acero inoxidable, colocadas en las 4 esquinas de la fachada. Representan al dios griego Mercurio, y también se encontraban en los radiadores des los coches Chrysler de le época.

© Nathaniel Lindsey

La relación con el automóvil también está en la fachada con las grecas de mosaico que representan coches.

© Cogito Ergo Imago

Unos 30 pisos más arriba, el Edificio Chrysler es claramente reconocible por sus 8 águilas como gárgola. En ese momento, estas águilas dominaban Nueva York.

Finalmente, la punta del edificio, compuesta por 7 cúpulas de acero, colocadas una encima de la otra. Uno se da cuenta de las pequeñas ventanas triangulares que brillan en la noche gracias a un sistema de luz instalado finalmente en 1981.

¿Qué hay del interior del edificio?

El aula principal es impresionante, siempre recomiendo visitarlo. Está hecho de mármol africano, y granito de Marruecos, Francia y Bélgica. También hay ónix de México y piedra de ceniza de Japón.

No te pierdas del impresionante mural de 36 metros de ancho por 26 metros de largo de Edward Trumbull que representa el progreso, el transporte y la energía.

El techo también está decorado con una imagen del edificio Chrysler entre las nubes.


Todos los ascensores son de estilo art decó. El ascensor de Walter P. Chrysler iba directamente al piso 65 donde estaba su oficina.

El Cloud Club estaba entre las plantas 66 y 68 del edificio. Fue durante casi 50 años uno de los clubes más exclusivos de Manhattan. Justo encima estaba el observatorio del edificio Chrysler. El club cerró sus puertas en 1979 y el observatorio en 1945, luego fue rehabilitado para acomodar nuevas oficinas.

NYPL Collections

El futuro del Chrysler Building

Aby Rosen, un magnate inmobiliario, compró el edificio Chrysler a principios de 2020. Le gustaría revivir el atractivo de este edificio ofreciendo nuevos servicios. Como primer paso, planea reabrir el Cloud Club y hacer algunas modificaciones en el exterior del edificio, que está en malas condiciones.

Gensler

Gensler

¡Si no se puede visitar las oficinas, esperamos que la renovación nos permita disfrutar de tal vista!

Gensler

Ver el proyecto

¿Dónde está el edificio Chrysler?

En el corazón de Midtown, entre Grand Central Terminal y la ONU.
Dirección: 405 Lexington Ave, New York, NY 10174

Conclusión

El primer paso es la renovación de las ventanas y la instalación de paneles como los del Top of the Rock. La idea es atraer a nuevos inquilinos renovando el edificio. ¿Esto abrirá las puertas a los visitantes? Podríamos apreciar una nueva vista de la ciudad de Nueva York.
¿Qué te parece?
Continuará.


Caro

Soy Caroline, he vivido y viajado a muchos países, desde España a México, pasando por Bélgica, Argentina... y obviamente Estados Unidos. Pero fue en Burdeos donde encontré a Alex, decidimos juntar nuestra experiencia sobre Nueva York y proponer nuestros mejores planes para que organicen su próximo viaje a la maravillosa ciudad que nunca duerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *